Live chat by BoldChat

No recaer, un reto para los adictos

Para muchos, el día de Acción de Gracias puede ser detonante

Claudia Núñez

La Opinión

27 de noviembre de 2008

La difícil situación económica por la que atraviesa no le preocupara tanto a Albert Carrión como sobrevivir al Día de Acción de Gracias, en sus cinco sentidos.

A sus 27 años, Carrión es parte de los casi 200 mil adictos que este año iniciaron un tratamiento contra las adicciones en California y para quienes la celebración de hoy representa un reto que de no superarlo podría sumirlos nuevamente en semanas de olvido.

"Llevo seis meses ‘limpio’. No me he metido ni alcohol, ni drogas pero no puedo decir que ya estos rehabilitado porque ya antes había durado hasta un año y volví a caer y fue para estas fechas… Después del primer ‘toque’ no puedo parar", comentó este adicto a las drogas y el alcohol.

Médicos y expertos afirman que la celebración de Día de Acción de Gracias es la puerta principal a la recaída en materia de adicciones, pero también marca el inicio de la temporada más ocupada en las clínicas de rehabilitación de todo el país.

"Nosotros no necesitamos un calendario que nos diga que el Día de Acción de Gracias ha llegado, lo podemos adivinar por el número de nuevos pacientes que recibimos. En más de cuatro años siempre el número de clientes llega a aumentar entre un 30 a un 50% en esta fecha", comentó Jerrod Menz, director de la clínica "A Better Tomorrow" en el condado de Riverside.

Hasta octubre de este año, 195,362 residentes de California mayores de 12 año habían iniciado un tratamiento contra alguna adicción, una cifra que se suma a los 2.3 millones de personas que buscaron ayuda en todo el país, según un reporte revelado esta semana por la Agencia de Servicios de Salud Mental y Abuso de Substancias (SAMHSA).

De cada 100 pacientes 36 fueron hispanos y poco menos de 40 eran casos de mujeres adictas. Para muchos de ellos, hoy más que un día para agradecer, será un calvario por el que deberán atravesar.

"La incidencia de consumo de drogas y alcohol de manera social entre mujeres y hombres es alarmante especialmente entre las mujeres de segunda y tercera generación y el reto es educar a un gran mayoría para que entienda que para un adicto no hay límites. Un solo trago es la puerta a un infierno", detalló Lynne Appel, directora ejecutiva del Departamento de Programas de Alcohol y Drogas del Sur de California (CADC)

Las razones del porqué la fiesta de Acción de Gracias es el detonante para muchos adictos, están relacionadas principalmente a la familia, la cual según especialistas es un arma de doble filo, que lo mismo puede detonar una recaída del paciente como colaborar en su recuperación.

"Para muchas familias el Día de Acción de Gracias es la puerta principal para hablar con un adicto y convencerlo que inicie un tratamiento, pero también para los adictos representen un reto difícil por la presión social y la mezcla de sentimientos y depresión que esta fiestas representan", apuntó José Ochoa, consejero contra el abuso de substancias.

A la alta exposición que enfrenta el adicto a las drogas y el alcohol durante celebraciones familiares, este año se suma la presión por la actual crisis económica, afirmaron expertos.

"Más personas se están refugiando en el alcohol y las drogas para salir de la depresión por no tener trabajo ni dinero en la familia", reveló Ochoa.

"Lo preocupante es que para muchos de los adictos la recaída que llegue a sufrir tras el Día de Acción de Gracias o de otra fiesta puede ser tan profunda que no logre sobrevivir", explico Appel.

Se estima que este año, tan solo en el condado de Los Ángeles, 55,411 personas iniciaron un tratamiento contra problemas de adicción de drogas y alcohol.

"Cuando eres adicto cada reunión es una prueba difícil, pero también para la familia. Mis hijos no más me andan vigilando y es porque tienen miedo de que vuelva a caer. Desde chiquitos sufrieron mucho verme borracho y drogado. Pero este año va a ser diferente. Yo espero que si", dijo Carrión.